El sistema de incentivos de Bitcoin (o cuando las estrellas se alinean)

Misir Mahmudov
Misir Mahmudov
Apr 12, 2019 8 min read

Una y otra vez, nos damos cuenta de que forzar a la gente a hacer el bien o a cambiar su comportamiento no conduce a resultados significativos. Los seres humanos son tercos y no quieren cambiar por diversas razones. Lo más importante es que los humanos pueden ser egoístas y no están dispuestos a cambiarse a sí mismos de ninguna manera a menos que haya una ventaja personal que se puede obtener. Por otro lado, incentivar a las personas para que se comporten de una manera particular, recompensándolas con algo que valoren, produce de forma consistente el resultado deseado.

La alineación de incentivos es uno de los fenómenos más importantes que conforman Bitcoin.

Incentivos como elemento impulsor del éxito de Bitcoin.

Además de ser un avance tecnológico, Bitcoin es un fenómeno psicológico y social. Bitcoin toma la codicia humana y la pone de cabeza. Bitcoin se alimenta de la codicia humana. Bitcoin utiliza la codicia humana y el deseo natural de mejorar su situación financiera para garantizar la integridad del sistema.

Bitcoin está diseñado de tal manera que los mineros y los poseedores están incentivados para comportarse de una manera que es beneficiosa para Bitcoin. Cualquier desviación del comportamiento óptimo por parte de los participantes resulta en una reducción de las posibles ganancias. La minería Bitcoin y el mecanismo de Prueba de Trabajo es quizás la mejor representación de esto. Los mineros de Bitcoin son incentivados a invertir su energía eléctrica para verificar las transacciones y así hacer que la red sea segura y fiable. Su capacidad para realizar esta tarea se ve recompensada con la retribución de los mineros (nuevos bitcoins) y las comisiones de transacción.

Si, por ejemplo, un minero intentara producir bloques inválidos (bloques que rompen las reglas del consenso), los nodos completos los rechazarían y los mineros no serían recompensados por el trabajo. Los nodos completos son gestionados tanto por individuos como por grandes procesadores (por ejemplo, los exchanges). Estas entidades están incentivadas para actuar de forma óptima, ya que su objetivo es un precio más alto por bitcoin (titulares) y una red en funcionamiento para ganar las comisiones (exchanges, custodios, etc). Muchos desarrolladores de Bitcoin trabajan para empresas cuyos modelos de negocio dependen del continuo crecimiento de Bitcoin. Es importante señalar que muchos de los desarrolladores de Bitcoin están, en gran medida, ideológicamente incentivados para contribuir a Bitcoin. En su Esquema de Incentivos de Bitcoin y el Individuo Racional (en inglés), Hugo Nguyen explora la relevancia de la alineación filosófica con respecto al espíritu del cifrado como un incentivo para los desarrolladores.

Los incentivos que impulsan Bitcoin también existen fuera de la propia comunidad Bitcoin. Dado que Bitcoin es dinero independiente (no afiliado a ningún país en particular), se puede argumentar que, a largo plazo, los países, las instituciones y las diversas autoridades de todo el mundo están desincentivados a la hora de prohibir y restringir el uso y el desarrollo de Bitcoin. Dado que Bitcoin está diseñado para existir y prosperar en un entorno adverso, un país en particular, como Estados Unidos, puede perder si se prohíbe a Bitcoin ya que desarrolladores, usuarios y empresas que trabajan y utilizan Bitcoin (una industria a la vanguardia de la innovación tecnológica y económica) van trasladarse a una jurisdicción más flexible. Dadas las tensas relaciones y la rivalidad internacional entre las superpotencias del mundo (EE.UU., China, etc), es prácticamente imposible imaginar que todos estos países cooperen para desmantelar Bitcoin (por ejemplo, un ataque coordinado multinacional contra la minería de Bitcoin). El hecho de que el dólar estadounidense haya sido la moneda de reserva mundial durante los últimos 50 años otorga a Estados Unidos una ventaja injusta sobre otros países que dependen de la política monetaria estadounidense. Muchos países se beneficiarán de la adopción de Bitcoin, ya que eliminaría su dependencia del dólar estadounidense y les ofrecería una alternativa viable. Es probable que a medida que algunos países empiecen a adoptar Bitcoin como moneda de reserva, la propuesta de valor antes mencionada se haga cada vez más clara.

Importancia de los incentivos financieros

Como ya se ha dicho, hacer que la gente haga el bien (o lo que sea) por la fuerza no funciona. Hacer que las personas hagan algo incentivándolas, por otro lado, por lo general funciona.

Por lo tanto, la asignación de incentivos es una parte integral de lo que hace que Bitcoin funcione. Bitcoin es un sistema de incentivos que recompensa a los individuos por beneficiar al mundo en su conjunto. Cualquiera que dedique suficiente tiempo a estudiar Bitcoin se dará cuenta de que tendrá un efecto positivo neto considerable en nuestra sociedad. Sus numerosas contribuciones positivas superan con creces cualquier gasto asociado. De hecho, cada vez es más evidente que la mayoría de las críticas a Bitcoin (minería “derrochadora”, distribución “injusta”, etc.) son el resultado de la ignorancia más que de cualquier investigación sustantiva respaldada por datos.

Aunque el número de bitcoins está estrictamente limitado, la prosperidad global que aporta Bitcoin es lo contrario de la suma cero. El ser humano promedio se beneficiará de la adopción de Bitcoin incluso si no posee necesariamente ningún bitcoin durante el proceso de monetización y no se beneficia directamente del aumento del precio de bitcoin. Es probable que estas personas vivan en un mundo en el que se les pague con bitcoin. Esto significa que su riqueza será inembargable, sólida y capaz de moverse en cualquier parte del mundo de una manera confiable.

Bitcoin como mecanismo para permitir un cambio positivo.

Todos deseamos que el mundo sea un lugar mejor y que la gente actúe con más compasión. En teoría, todo el mundo suele desear lo mejor para el resto del mundo, pero en la práctica no siempre sale así. La codicia humana se interpone en el camino de cualquier decisión, cambio o impacto deseado. Tenemos que entender que, a menudo, la gente renuncia o abandona sus creencias morales y su responsabilidad social ante las dificultades financieras personales. La mayoría de la gente simplemente trata de sobrevivir y mantener a sus familias. A la hora de entender esto, resulta más claro que el hecho de esperar que la gente se esfuerce por hacer algo bueno es a menudo contrario a la intuición y, por lo tanto, no crea resultados sostenibles. Los esfuerzos humanitarios y filantrópicos no son escalables. A menudo son actos de una sola vez cuyo impacto no dura. Del mismo modo, los planes de redistribución son demasiado vulnerables. Hay demasiados casos de fracaso que permiten que la avaricia humana se manifieste y finalmente haga que el sistema fracase.

El mayor impacto proviene de los incentivos alineados que recompensan a los individuos por crear un cambio positivo en el mundo. Estos sistemas son escalables. Funcionan porque no dependen de fuentes finitas de compasión humana ante las dificultades personales y financieras. De hecho, estos sistemas funcionan mejor porque conducen a la autopreservación. Nadie es bueno o malo, todos somos humanos. Simplemente damos prioridad a la autopreservación sobre otras cosas.

Por lo tanto, no es lógico culpar a alguien por tener una cantidad X de bitcoin, o por haber comprado bitcoin a un precio más barato y ahora hacerse rico. Cualquiera que comprara bitcoin a un precio más barato era recompensado por el mayor riesgo relativo que asumía cuando Bitcoin era mucho menos robusto. Los incentivos económicos de Bitcoin fueron y son necesarios para poner en marcha un sistema que pueda nivelar el campo de juego financiero para todo el mundo. Para que esto fuera posible, era necesario incentivar a las personas.

No se puede esperar que la gente cambie con sólo exigirles que sean más compasivos. No importa cuánto le grites a alguien diciéndole que done su riqueza o que renuncie a su poder, eso no sucederá, definitivamente no a gran escala. La única manera de permitir el cambio es crear incentivos para las personas. Desafortunadamente, cuando la gente exige que las corporaciones sean más humanas, que paguen salarios más altos, que las instituciones sean más complacientes, se ven pocos cambios. El equipo de relaciones públicas lanza una campaña y se hace un esfuerzo mínimo sólo para mantener la imagen de marca. Tales métodos no crean resultados significativos ya que los incentivos a nivel individual no están coordinados. Son unilaterales. Los individuos de un lado se benefician mientras que los individuos del otro lado tienen que renunciar a mucho de lo que ya están tan acostumbrados.

Bitcoin es fundamentalmente diferente. Bitcoin ha creado un sistema de incentivos único que abastece y anima a cada una de las partes. La adopción de Bitcoin tiene la capacidad de beneficiar a todas las personas a nivel individual, independientemente de dónde se encuentren en la jerarquía socioeconómica. Las mismas corporaciones e instituciones que pueden perder con la implementación de Bitcoin están formadas por individuos que pueden beneficiarse masivamente con la adopción de Bitcoin.

Entender que cada entidad, grupo o colectivo está formado por individuos auto-motivados es clave para entender por qué Bitcoin tendrá éxito.

No esperes que la gente sea buena. Espera que la gente actúe por su propio interés. Si todo el mundo actúa en su propio interés en un sistema de reglas que recompensa el buen comportamiento, entonces el buen comportamiento surge naturalmente.

Agradecimientos

Un agradecimiento especial a Hugo Nguyen por sus contribuciones.


Gracias a Misir Mahmudov por el texto. Versión original en Bitcoin’s Incentive System or When The Stars Align.