Cómo los bancos están pisoteando nuestro emprendimiento en Chile.

April 20, 2018 by Agustín Feuerhake L.

Aquí la historia de cómo los bancos todopoderosos en Chile son capaces de eliminar una industria de una patada.

El 2014 estábamos felices por la suerte de ser chilenos.

Cuando recién pensábamos en crear una nueva plataforma de intercambio de activos digitales creíamos que Chile era el mejor lugar para hacerlo.

Aunque fuera un país de poca gente, Chile parecía ideal para fundar un negocio como éste en Latinoamérica: bajo nivel de corrupción, buena estabilidad económica, relativa estabilidad política.

Los Bitcoins y las criptomonedas son algo nuevo, casi no hay leyes en el mundo que las mencionen.

¿Y se puede hacer un negocio que no aparece en la ley? Nos preguntamos antes de empezar.

La respuesta menos mal es sí y sobre todo en Chile.

Nuestro país tiene el marco jurídico adecuado para innovar. No tienes que esperar una regulación para poder empezar un negocio nuevo. Es una de las gracias de este país y una de las razones de su prosperidad. Los proveedores de internet no tuvieron que esperar una ley para empezar a ofrecer sus servicios.

La constitución chilena asegura:

Desde el principio quisimos hacerlo bien, fuimos más allá de lo que exigía la ley y nos impusimos obligaciones y protocolos internos que aseguraran que nuestro negocio fuera ético y no pusiera en riesgo los recursos de nuestros clientes. En ausencia de normas legales que regularan nuestra actividad, nos auto-regulamos para hacer las cosas bien.

Como todo emprendimiento partimos chiquititos. No nos pagábamos sueldo y nadie nos pescaba mucho. Después de harto stress y de estar apunto de tener que cerrar por falta de plata, conseguimos apoyo de la Corfo y algunos inversionistas ángeles que nos ayudaron a financiar el negocio.

Tiempo después por fin tuvimos algo de suerte. El mercado Bitcoin a nivel mundial empezó a crecer y la gente empezó a interesarse. Estábamos empezando por fin a ser rentables y empezamos a crecer.

Lo que no nos imaginamos fue que un competidor todopoderoso nos podía sacar a patadas fuera de la cancha y que el árbitro no haría nada.

Un mal día, los únicos 3 bancos que habían abierto una cuenta bancaria a las empresas de esta industria naciente anunciaron que ahora les cerraban la cuenta corriente a todas estas empresas ¿Por qué? “Porque podemos”.

Es importante destacar que no creo que haya ninguna mala voluntad de las personas que trabajan en bancos, es solo que como sociedad hemos creado un aparato financiero demasiado grande y poderoso, cuyas decisiones no siempre ayudan a la prosperidad del país.

Ante el riesgo de muerte de nuestro negocio (que a estas alturas tenía más de 20 empleados) corrimos despavoridos a la justicia a presentar un recurso de protección y confiamos que la corte de apelaciones entendería cuán necesario era que nos dieran la opción de seguir operando mientras se aclarara el entuerto. No fue así: nos negaron la famosa “Orden de No Innovar” que podría haber impedido el daño que el cierre de la cuenta bancaria genera en nuestro negocio. ¿Por qué la negaban? No daban razones.

Ojo: tengo que explicar que el daño que le produce el cierre de la cuenta bancaria a una plataforma online donde el 100% de los usuarios paga por medios electrónicos no es el mismo que le produce el cierre de la cuenta bancaria a cualquier otra empresa de servicios. Aca no hay facturas por cobrar o cheques para cobrar por caja. Nos estaban estrangulando. Cero ingresos de un minuto a otro.

Lo peor es que gran parte de la prensa es amiga de los bancos, y muchos difunden tonteras sobre Bitcoin que lo hacen parecer algo malo. La gente que estudia más se da cuenta que Bitcoin le conviene a la gente, es una forma de dinero más justa y una mejor tecnología que elimina la necesidad de intermediarios, pero los que leen los titulares se quedan con la idea de que Bitcoin es algo así como la moneda de los terroristas.

Muchos amigos nos apoyaron y otros preguntaban “¿Oye, y ustedes se acercaron a hablar con los gerentes de los bancos?”, “¿Trataron de hablar con la SBIF?”, “¿Probaste hablar con los de BCI labs?”. La verdad es que llevamos más de 3 años intentando abrir cuentas y establecer relaciones con los bancos chilenos. Personalmente he ido a hacer capacitaciones gratuitas sobre Bitcoin y Blockchain al personal de Banco Itaú, Banco de Chile y Banco Estado. Guillermo ha presentado y conversado en BCI, nos seleccionaron en BCI Labs y tenemos re-buena onda con el área de innovación. Pero todo eso no ha servido de nada. Aquí el problema no es no lo hayamos intentado o que no hayamos conversado, es que no hay voluntad real de parte de ningún banco de darle su servicio a ninguna plataforma de Bitcoins.

Hoy presentamos una demanda ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia porque creemos que el problema tiene que ver con un abuso de posición dominante. Contratamos al mismo abogado que consiguió los 7 mil pesos para cada chileno en el caso del papel confort. Este proceso nos va a salir carísimo, nos ocupa tiempo y recursos, pero la situación en el país tiene que cambiar y tiene que cambiar para todos.

Lamentablemente tenemos que volver a pensar si Chile es realmente un buen país como plataforma de innovación para Latinoamérica.

Nos duele un montón.

Nos duele el daño a la imagen del país, nos duele que Startup Chile había hecho una tremenda labor para dejarnos a todos bien parados ante el mundo, pero ahora todo se ensucia y tenemos a Bloomberg mostrándole al mundo que aquí una industria se puede matar de la noche a la mañana sin que la justicia haga algo para impedirlo.

Nos duele que ahora estemos sintiendo vergüenza de ser chilenos y que este post “Por qué somos tan huevones”: sea tan duro y a la vez tenga tanta verdad.

Eso sí, somos una empresa chica pero no han logrado matarnos. Seguiremos siendo la pulga molestosa por un buen rato. Tenemos operaciones en Colombia, Perú y próximamente en Argentina. Si la justicia en Chile no nos defiende, nos vamos con el vecino. Que los chilenos no tengamos una plataforma online para intercambiar activos digitales nos entristece, nos va a retrasar como país y tal vez nos afecte a todos económicamente como personas, pero no va a detener el avance de Bitcoin y las criptomonedas en el mundo.

Nos va a costar seguir corriendo después de esta patada en las canillas. Nos pegaron fuerte pero podemos y vamos a seguir adelante. Adiós Chile y ojalá sea un hasta pronto.

© 2018 | www.buda.com | we ♥ bitcoin